Encuentra los ultimos eventos, cursos y seminarios relacionados con las Artes Marciales en España y Europa.

Ultimos eventos

Practicantes de Aikido en clase, donde es muy importante la concentración.

CONCENTRACIÓN

Cultivar la concentración

Cada momento sin concentración es sin provecho. La concentración durante la practica de Aikido no necesariamente viene de forma natural y por ello debemos cultivarla.

La practica es de cada uno

Durante la práctica, evita pretender enseñar a uke y realiza tu práctica. Si hay algo que uke deba hacer, muéstraselo con tu propia práctica, no con palabras o gestos, y si quiere, que copie.

Ichigoichie

Evitar pensar ``...bueno, después pregunto``. Si no lo has visto, los has perdido. No hay repetición de ese instante, ni siquiera en tu mente, porque la siguiente vez será totalmente diferente. Por ello debes desarrollar tu vista y atención para así apreciar lo que está pasando. No hay posibilidad de retroceso ni de rectificación.

Tu mente tiene que estar en lo que haces

Sólo se olvidan las cosas a las que
no prestamos atención, las cosas a las que
no damos importancia.

el resultado será el mismo que si no practicáramos.

Podemos practicar toda la vida, pero sin comprometerse,
sin involucrarse, sin la concentración correcta,

Maneras de cultivar la capacidad de concentración

1. Dormir

El cansancio es uno de los factores que provoca falta de concentración. Es necesario que durmamos tiempo suficientemente para recuperar nuestros recursos energeticos.

2. Ejercitarse

La práctica habitual de ejercicio y deporte contribuye en gran medida a mejorar la capacidad atencional.

3. Planear

Una forma de fortalecer la concentración y la capacidad de disciplina, es la de elaborar un plan. En lo cual debemos incorporar lo que tenemos que hacer, y también periodos de descanso.

4. No distraerse

Las nuevas tecnologías aliadas al trajín normal del día a día, son un importante factor de distracción. La mayoría de las personas coinciden que su atención es captada por este tipo de distractores.

5. Motivarse con lo que haces

Es necesario intentar dar un sentido a las actividades que hacemos vinculándolas a nuestro día a día. Bien como entender que sea un paso necesario para alcanzar una meta. Todo esto cultiva la capacidad atencional.

6. Hacer una cosa por vez

Organizarse y dedicarse a una única tarea a la vez, facilita mantener el foco.

7. Resguardarse

Buscar el sitio ideal para cada actividades. Por ejemplo, trabajar en un escritorio facilita escribir o leer. También las condiciones de luz y sonido son importantes.

8. Leer y escribir

Leer y escribir suelen requerir elevadas dosis de concentración. Y mejor todavía si lo hacemos a mano. Además, estructurar un discurso nos fuerza a centrarnos en buscar una manera de hacerlo.

9. Desconectar

Es necesario tener algo de tiempo para uno mismo, sin estar siempre absorbido por una misma tarea.

10. Meditar

La meditación estimula la capacidad de concentración. Además su práctica permite visualizar las cosas de una manera más objetiva.